diario de Rebeca,  experiencias

El Diario de Rebeca, Capítulo 5: Los números de mi post operatorio

Capítulo 5: Los números de mi post operatorio.

14 días post operatorio, 7 para mi siguiente intervención, 17 puntos cerrados, 3 puntos abiertos (que aun supuran), 6 horas de kinesiología a la semana, 1 hora de paseo al día, 1 paquete de gasas cada 3 días (eso ahora que los primeros días vuelan jajaja), 1 visita al cirujano a la semana, 2 cambios de medias diarias, casi 1 hora de curas y cuidado de la piel, 3 cojines para mantener las piernas en alto, 2 juegos de sábanas que van y vienen de la lavandería, 4 vestidos fetiche que valen para todo, 8 horas de sueño al día, 1 hora de meditación y asuntos varios, muchas llamadas diarias a familiares y amigos, y mucho amor con quien tengo cerca y me está soportando (aunque sea un poquito).

Si tengo que hacer un balance… es súper positivo.

Dolores, pocos, como de agujetas fuertes, y duraron apenas unos días. A fecha de hoy, todavía sigue molestando, cosa que es normal, y no tengo toda mi movilidad, pero camino una horita todos los días casi con más ligereza que antes de la operación.
Los moretones se están yendo a una velocidad de vértigo gracias a los masajitos y al typing (Victoria es un genio), y los puntos, pues los que están cerrados tienen muy buena pinta, y los abiertos siguen supurando líquidos, así que genial también.
Los drenajes me los quitó el doctor en la visita de la semana pasada, pero está bien que haya algún punto abierto para que siga saliendo toooodo lo que debe quedar ahí dentro.

De ánimos también estoy bastante bien. Tenía un poco de miedo, la verdad. Había escuchado y leído acerca de los estrógenos y la grasa, y cómo la retirada masiva de los mismos en la cirugía podían hacer que estés un poco o un mucho más susceptible de la cuenta, pero la verdad es que lo llevo bastante bien. Me puede la impaciencia porque llegue ya el momento de la otra operación, y a ratos, viéndome tan hinchada, pareciera que no veo ningún cambio en mi cuerpo y me vengo un poco abajo… suerte las fotografías y Luis, que con toda su paciencia me hace ver que sí, que incluso hinchada, los cambios están ahí.

Y tiene razón. El sábado pasado, almorzando con mi amiga y enfermera Analía, nos hicimos unas fotos (que os enseño). Cuando me la enseñó y vi mis brazos… ufff me emocioné. Hacía mucho tiempo que no me veía tan bien en una foto en la que enseñase mis brazos.
El Dr. Manavela ha sabido captar la esencia de mi cuerpo, y me ha dejado unos brazos acordes a mi estructura y peso. Al igual pasa con mis pantorrillas. Yo incluso de jovencita he tenido piernas fuertes y musculadas, por lo que ahora no me vería bien con “piernas palillo” o sin forma. Por esto estoy deseando que llegue la segunda operación, porque me va a quitar la grasa de la parte más molesta e incómoda y la peor visualmente hablando. Las rodillas. Con el tiempo, ha sido la zona que más ha empeorado, y la que más me dificulta incluso al andar. Si hago memoria, creo recordar que todo empezó ahí. Poco a poco las minifaldas fueron dejando paso a vestiditos por debajo de la rodilla, pantalones piratas… ¿os suena? La sensación de que todo el mundo os mira ahí, justo ahí. Desgraciadamente no son sensaciones nuestras, nuestras piernas no entran en el canon de lo “normal” y se lleva muchas miradas. Nos ha tocado una enfermedad con una parte visual digamos… diferente, y no es fácil de lidiar. Nuestra autoestima sufre, y tenemos más tendencia a los desórdenes alimenticios. Ojalá el día de mañana el apoyo sicológico sea una de las patas sobre las que se fundamente la enfermedad de lipedema.

De momento, tengo revisión con el doctor y en una semanita más… operación!

Doy gracias desde aquí a todas las chicas que me estáis escribiendo interesándoos por mí y por mi recuperación. También sois muchas las que me estáis preguntando por la operación, por el doctor, por los precios… espero que esta experiencia os esté ayudando a muchas de vosotras a conocer un poco más del lipedema, de un post operatorio y un doctor en concreto. Estoy encantada de poder ayudaros a todas!
Ah y si contactáis con el Dr. Manavela decirle que vais de mi parte .

Gracias gracias gracias a todas!

Un comentario

  • Marga

    Hola Rebeca estás estupenda, me alegra mucho que todo haya ido bien.
    Al leer este capítulo veo que al final serán 2 operaciones, y si con una estás así, imagina dos.
    Los brazos.. Ains envidia sana, me encantan.
    Estoy ahorrando y cuando pueda me lo hago, aunque no se el total. Te agradecería mucho una estimación de viaje, estancia, operaciones y todo lo que te estás haciendo.
    Yo estoy a la espera de la seguridad social para tener cita con el de vascular y ver si está abierto a entender que esto es una enfermedad y no estar gorda, y si al menos me dan las medias bienvenidas sean.
    Es un tema que no hablo con nadiezya que hoy en día casi todo el mundo piensa que no es una enfermedad, por eso me estoy alargando tanto, perdona tanto rollo, espero ansiosa tu próximo capítulo y si puedes darme una estimación total te lo agradecería mucho.
    Adelante campeona.
    Besos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.